• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de
Usa el cupón 5EUROS (enviados por Natfy, en pedidos +60€)

Los alimentos que pueden mantenernos calientes

Saber cuáles son los alimentos que pueden mantenernos calientes y distribuirlos en la dieta durante cada día de invierno 🍍es sentirse NAT🍍.

Somos lo que comemos, dice un viejo adagio y, ahora durante estas tormentas invernales que estamos sufriendo, los alimentos que ingerimos, afectan nuestro cuerpo en muchos aspectos, incluso en nuestra temperatura corporal… pero, ¿cuáles son los alimentos que pueden mantenernos calientes?…

Ahora que el clima nos ha dejado un manto blanco y bajísimas temperaturas, debemos ponernos serios al elegir alimentos y suplementos.

Pues bien, hablándote como si fuera a un amigo, te sugerimos algunos nutritivos alimentos que pueden mantenernos calientes a pesar de las bajas temperaturas de esta temporada, que al parecer seguirá y seguirá.

La termogénesis y calor corporal

Los alimentos que tardan más en digerirse, pueden ayudarte a elevar tu temperatura corporal. El término médico para este proceso es termogénesis, cuando tu cuerpo produce    calor debido al metabolismo de los alimentos.

Los alimentos con alto contenido de grasas, proteínas y carbohidratos saludables que  son más complejos, tardan más en digerirse, por lo que aumentan la termogénesis corporal, manteniendo elevada tu temperatura corporal, pero volviendo a preguntar, ¿cuáles son los alimentos que pueden mantenernos calientes?.

Nada como una taza de café caliente

La cafeína acelera el metabolismo, lo que puede elevar la temperatura corporal mientras provee otros beneficios propios del compuesto.

Así que si tomamos una deliciosa taza de café caliente para estimular tu paladar o elevar tu energía, sabrás que eleva la temperatura corporal.

Técnicamente, el café helado puede ser incluso mejor porque contiene más cafeína, sin embargo, es entendible que no podamos renunciar a esa taza de café caliente que calienta nuestras manos en un día como éstos.

Los plátanos, de las frutas indescriptibles

Estas dulces y suculentas frutas, que son de las populares entre los atletas por evitar calambres tienen un alto contenido de vitamina B y magnesio, que son más que relevantes para que la tiroides y las glándulas suprarrenales funcionen correctamente.

Debido a que estas glándulas ayudan a regular nuestra temperatura corporal, su correcto funcionamiento es importante a la hora de mantenernos calientes.

Además de ser uno de los alimentos que pueden mantenernos calientes, pueden mejorar nuestro estado de ánimo y preservar la memoria, debido a que contienen triptófano, un aminoácido esencial para las funciones cognitivas.

El té de jengibre, siempre presente

El té de jengibre caliente puede hacernos sentir bien en un día frío, ya que estimula la termogénesis, además de poseer propiedades beneficiosas para tu salud digestiva.

Su propiedad desconocida es que es diaforético, lo que significa que nos ayudará a que el cuerpo se caliente de adentro hacia afuera, manteniendo estable nuestra temperatura corporal.

La avena en el desayuno, ¿por qué?

Si comenzamos el día con un tazón caliente de avena, es añadir al organismo una gran fuente de carbohidratos integrales y fibra.

Bueno sabemos y lo sabes, es muy reconfortante, es saciarte y nos da energía para enfrentarnos las bajas temperaturas.

La avena es un superalimento que contiene proteínas, antioxidantes, minerales y vitaminas que ayudan a potenciar el sistema inmunológico y protegernos de las enfermedades típicas del invierno.

Su alto contenido de fibra soluble llamada beta-glucano, mantiene a raya el colesterol “malo” o LDL y mantiene el azúcar en sangre.

Así que, además de ser uno de los alimentos que pueden mantenernos calientes, la avena es una bomba saludable que nos ayuda a conservar la salud estable durante los fríos días del invierno.

La nutritiva carne roja

La carne roja, como la de ternera, cordero y cerdo, es una buena fuente de hierro, un mineral importante para el organismo en invierno.

  • El hierro colabora en el transporte de oxígeno por todo el cuerpo, ayudando a regular la temperatura.
  • Es por eso que las personas con bajo contenido de hierro, pueden notar las manos y los pies fríos o sentirse cansados ​​fácilmente.

Aquí, lo interesante es saber que la lenta digestión de este tipo de carnes, activa la termogénesis, manteniéndonos calientes.

También, la carne roja aporta vitamina B-12, que contribuye a la salud de los nervios y a fortalecer el sistema inmunológico por mucho tiempo.

Las batatas y calabazas, ¡ también !

Las batatas y otras hortalizas de raíz, necesitan más energía para atravesar el proceso de digestión, lo que eleva nuestra temperatura corporal.

Por lo tanto son de los alimentos que pueden mantenernos calientes, así como lo son las calabazas.

  • Con un alto contenido de vitamina A, vitamina C y potasio, pueden agregar fibra y otros nutrientes a una comida cálida.

Por otro lado, no hay mejor remedio para un día frio, que tomar una reconfortante  sopa caliente de calabaza, que además de ser deliciosa, está repleta de nutrientes.

  • Poseen antioxidantes, vitaminas, minerales y otros nutrientes importantes como la vitamina C y potasio, que estimulan tanto el sistema inmunológico como digestivo gracias a sus fibras.

Beber mucha agua y evitar el alcohol

Cuando sentimos frío, es probable que no tengamos ganas de beber agua, pero debemos saber que beber, es la forma sencilla de ayudar a que el cuerpo se mantenga caliente.

  • El agua mantiene el cuerpo funcionando al máximo y ayuda a conservarnos calientes.
  • Recordemos que, la deshidratación hace que baje la temperatura central, lo que puede provocarnos una hipotermia.

En el caso del alcohol, es mejor que lo dejemos de lado, pues reducen la temperatura central del cuerpo.

Es posible que sintamos calor al principio de tomar, pero será difícil mantenernos calientes con el tiempo, hablamos de horas.

Esto se da porque provoca la dilatación de los vasos sanguíneos, perdiendo calor rápidamente a medida que la sangre circula más por el cuerpo.

El alcohol también afecta nuestra capacidad de temblar, que es una respuesta natural para elevar la temperatura corporal, lo que puede resultar peligroso.

¿ Cuidas tu nutrición en invierno ?