• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de

Refuerza tu organismo con vitamina D

Además de proteger los huesos, tomar vitamina D para🍍sentirse NAT🍍es fundamental porque también ayuda al corazón y al sistema inmunológico.

Las acciones hormonales clásicas de la vitamina D están relacionadas con el metabolismo mineral y la salud del esqueleto, pero ¿y la inmunidad?.

Sabemos que la vitamina D mejora la absorción intestinal de calcio y fosfato, estimula la diferenciación de los osteoclastos.

Por otro lado, este compuesto ayuda en la reabsorción de calcio de los huesos y promueve la mineralización de la matriz ósea.

La primera evidencia del efecto positivo de la ingesta de vitamina D para la salud humana provino de los primeros estudios sobre el raquitismo y la osteomalacia (1), lo que afecta a pacientes con niveles séricos inferiores a 20 nmol / L (8 ng / ml).

La deficiencia de vitamina D también se asocia con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, varios tipos de cáncer y trastornos autoinmunes.

Estos trastornos incluyen afecciones como diabetes mellitus tipo 1 (DT1), esclerosis múltiple (EM) y enfermedad inflamatoria intestinal (2).

Vitamina D: ¿más beneficios?

Durante la última década, la perspectiva de cómo la vitamina D influye en la salud humana ha cambiado drásticamente debido al hallazgo de que el receptor de vitamina D (VDR) y la enzima activadora de vitamina D1-alfa-hidroxilasa (CYP27B1) se expresan en muchos tipos de células que no están involucrados en el metabolismo óseo y mineral, como el intestino, el páncreas, la próstata y las células del sistema inmunológico (3).

Esto sugiere un impacto importante de la vitamina D en un aspecto mucho más amplio de la salud humana de lo que se conocía anteriormente.

Especialmente en el campo de la inmunología humana, se ha propuesto que la síntesis extrarrenal del metabolito activo calcitriol (1,25 (OH) 2D) por células inmunes y tejidos periféricos tiene propiedades inmunomoduladoras similares a las citocinas localmente activas (4).

Vitamina D: ¿sus fuentes?

La vitamina D puede provenir de tres fuentes potenciales: fuentes nutricionales, producción endógena dependiente de UVB y suplementos.

En los seres humanos, se sintetiza principalmente en la piel después de la exposición a los rayos UVB, mientras que solo una parte se deriva de fuentes dietéticas.

Muy pocos productos naturales no fortificados como los pescados grasos (salmón, caballa, sardinas, aceite de hígado de bacalao) o algunos tipos de hongos (Shiitake), especialmente si se secan al sol, contienen cantidades relevantes de una de las dos formas principales, colecalciferol (vitamina D3) o ergocalciferol (vitamina D2).

Independiente a cualquier estudio, una revisión con una perspectiva global encontró que del 6 al 47% de la ingesta de vitamina D puede provenir de los suplementos dietéticos (5).

En consecuencia, sin suplementación, su nivel en el organismo depende en gran medida de la producción de su versión endógena.

Esta versión está influenciada por determinantes genéticos, latitud, estación, pigmentación de la piel y estilo de vida o vestuario.

Combatiendo a la gripe

El virus de la gripe causa más estragos en el invierno, y disminuye en los meses de verano, aunque consumas alimentos antioxidantes.

  • Esto llevó a un médico británico a plantear la hipótesis de que un «estímulo estacional» relacionado con la luz solar desencadenó brotes de influenza.
  • Más de 20 años después de esta hipótesis inicial, varios científicos publicaron un artículo que sugiere que la vitamina D puede ser el estímulo estacional.

Según estos estudios desarrollados por la Harvard University, su forma activa modera la respuesta inflamatoria dañina de algunos glóbulos blancos.

Así mismo, estimula la producción de proteínas que combaten microbios por parte de las células inmunes.

Aunque los ensayos controlados aleatorios que exploran el potencial de la vitamina D para prevenir otras infecciones respiratorias agudas han arrojado resultados mixtos, un gran metanálisis de datos de participantes individuales indicó que la suplementación diaria o semanal reduce el riesgo de infecciones respiratorias agudas.

Protegiendo al corazón

El corazón es básicamente un músculo grande y, al igual que el músculo esquelético, tiene receptores para la vitamina D.

Las células inmunes e inflamatorias que desempeñan un papel en las enfermedades cardiovasculares como la aterosclerosis están reguladas por ella.

Su poder también sirve para mantener las arterias flexibles y relajadas, lo que a su vez ayuda a controlar la hipertensión.

Los meta-análisis de estudios epidemiológicos han encontrado que las personas con los niveles séricos más bajos de vitamina D tienen un riesgo significativamente mayor de accidentes cerebrovasculares y cualquier evento de enfermedad cardíaca.

Los datos se mantienen en comparación con aquellos con los niveles más altos, que se mantienen más sanos, en equilibrio con otros factores.

¿ Vives en una zona calurosa o templada ?