• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de

La salud del sistema circulatorio

Mantener saludable el sistema circulatorio no solo mantendrá al organismo alejado de las enfermedades, sino a la mente saludable lo que lleva a🍍sentirse NAT🍍.

Aunque suena increíble, tu cuerpo tiene alrededor de 96.000 kilómetro de vasos sanguíneos, que junto con tu corazón y otros músculos, forman tu sistema circulatorio.

Esta red lleva sangre a todos los rincones de tu cuerpo para realizar las funciones vitales, Pero cuando es deficiente, se ralentiza o bloquea el flujo sanguíneo, lo que lleva a las células de tu cuerpo a no obtener todo el oxígeno y los nutrientes que necesitan.

Los signos de una mala circulación

Hay varias señales que debes tomar en cuenta si sospechas que tu sistema circulatorio no funciona como debería.

  • Cuando tus extremidades no pueden obtener suficiente sangre, tus manos o pies pueden sentirse fríos o entumecidos.
  • Si tienes la piel clara, tus piernas pueden adquirir un tinte azulado.
  • La mala circulación también puede secar tu piel especialmente en los pies y las piernas, hacer que tus uñas se vuelvan quebradizas y hacer caer los cabellos.
  • Algunos hombres pueden tener problemas en el rendimiento sexual.

Ahora bien, si eres diabético, tus raspaduras, llagas o heridas tienden a sanar más lentamente, lo que es un problema consistente que te lleva no solo a mantener una mala calidad de vida, sino a sentirte frustrado.

Afortunadamente, aún puedes solucionar este problema naturalmente, tomando algunas medidas y acciones sencillas pero muy efectivas para mejorar la salud de tu sistema circulatorio.

Olvida el tabaco

Esta es la primera recomendación porque la nicotina, que es el ingrediente activo de los cigarrillos, tanto los clásicos, como los electrónicos, daña las paredes de las arterias y espesa tanto la sangre, que no puede fluir libremente.

Por eso, notarás excelentes mejoras en tu sistema circulatorio si dejas de fumar. En fin,  aunque no te resulte sencillo, será una acción muy positiva para tu salud en general, lo que prolongará tu vida e incluso alejarte de algún cáncer o enfermedad pulmonar.

Controla tu tensión arterial

Si tu tensión arterial es demasiado alta, puede causar arteriosclerosis, una afección que endurece las arterias y puede ayudar a obstruir el flujo sanguíneo.

Una medida normal es de 120 sobre 80 o menos; bueno, en tanto lo hagas al menos una vez al mes, mientras consultas con un médico sobre tu estado de salud general, puedes saber con certeza como mantener las cosas o modificar tus hábitos.

Toma suficiente agua

La sangre está compuesta aproximadamente por la mitad de agua, por lo tanto, debes mantenerte hidratado para facilitar el flujo normal de sangre por tu sistema circultatorio.

Trata de tomar 8 vasos de agua al día, pro si haces ejercicio o si vives en clima cálido o templado, aumenta esa cantidad con infusiones o zumos, tengas o no sed… recuerda que la deshidratación puede estar a la vuelta de la esquina…

Pon atención a tus alimentos

Una dieta equilibrada no tiene ningún inconveniente pero si muchas ventajas, entre ellas, mantener tu sangre en constante flujo. Por eso, enfatiza comer muchas frutas y verduras, disminuyendo las grasas saturadas que se pueden encontrar en la carne roja, el pollo, el queso y otras fuentes animales.

También mantente alejado de demasiada sal, lo que te ayudará a mantener tu peso en un rango saludable, controlar el colesterol y la tensión arterial, mientras limpias tus arterias y mantienes la salud de tu sistema circulatorio.

Levántate y haz ejercicio, ¡ YA !

Estar sentado durante horas no es bueno para la circulación ni para la espalda, ya que debilita los músculos de tus piernas y ralentiza el flujo sanguíneo en ellas, lo que podría causarte un coágulo.

Si trabajas sentado por mucho tiempo, considera un escritorio de pie en lugar de un escritorio convencional. Y, aunque puede tomar un poco de tiempo acostumbrarte, ponerte de pie hace funcionar las válvulas en las venas de tus  piernas y envía sangre al corazón.

De todas maneras, intenta pararte unos minutos y caminar un poco cada media hora para permitir que fluya la sangre a tus piernas y se activen las válvulas de tus venas, sin dejar de hacer tus ejercicios diarios, que son claves para la salud del sistema circulatorio.

Bombea Oxígeno

Aeróbico significa «con oxígeno» y cuando corres, andas en bicicleta, caminas, nadas y haces ejercicios similares, ingieres más oxígeno y lo mueves hacia tus músculos.

Esto hace que la sangre bombee, fortalece tu corazón y reduce la tensión arterial.

  • Intenta hacer ejercicio durante 30 minutos, de 5 a 7 días a la semana, dividido en trozos pequeños si es necesario.
  • Si caminas, hazlo en velocidades de moderadas a intensas (al menos 5 kms por hora), lo que mejorará la salud de tu sistema circulatorio.
  • Las sentadillas es una forma de entrenamiento de fuerza, pues no solo hace que la sangre bombee, sino que también ayuda a reducir el azúcar en la sangre, además de ayudar con el dolor de espalda.

Practica Yoga

El yoga es un ejercicio de bajo impacto que puede reactivar el flujo sanguíneo en tu cuerpo, puesto que cuando te mueves, llevas oxígeno a tus células.

Cuando giras en los movimientos de yoga, envías sangre a sus órganos, y las posiciones invertidas desplazan la sangre desde la mitad inferior de tu cuerpo hasta el corazón y el cerebro.

Cuando se te hinchen los tobillos o los pies, prueba la postura de yoga con las piernas hacia arriba apoyadas en la pared, también llamada “Viparita karani”, que es una manera fácil de enviar sangre en la otra dirección.

Cepilla tu cuerpo, no solo tu cabello

Aunque parezca extraño, esta estrategia es muy efectiva ya que puedes “barrer” tu sangre en la dirección correcta.

Usa un cepillo para el cuerpo con cerdas rígidas y planas y cepilla tu piel en seco, comenzando por tus pies y continúa hacia arriba, con movimientos largos en las piernas y los brazos, haciendo círculos en tu abdomen y espalda baja.

El cepillado en seco también elimina la piel seca, pero no se trata de maltratar tu piel sino estimular tu sistema circulatorio, por eso hazlo de manera suave.

Toma un baño tibio

Esta es una solución temporal, pero un baño es una excelente manera de reactivar la circulación, ya que el agua tibia hace que tus arterias y venas se abran un poco más, dejando pasar más sangre.

En fin, este y los demás consejos te harán fortalecer el cuerpo y la mente, llevándote a una nueva dimensión de calidad de vida.

¿ Cómo te sientes actualmente ?