• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de

Añade omega-3 para tu mascota

omega-3

Mantener la belleza y la salud de tus mascotas con alimentos y suplementos con omega-3 🍍hace sentirse NAT a ambos🍍.

El consumo de suplementos de ácidos grasos omega-3 influye  positivamente en nuestra salud, pero… ¿en tus mascotas?…

Ya conocemos lo importante que es el consumo de suplementos de omega-3 para apoyar al sistema cardiovascular, nervioso e inmunológico, así como el desarrollo del cerebro y los ojos.

Por tanto, es natural preguntarnos si nuestras mascotas también tienen un requerimiento  dietético de estos fantásticos ácidos grasos.

Para responder esto, existen variadas investigaciones que  indican que este ácido graso esencial podría proporcionar numerosos beneficios a nuestros amigos caninos.

Los ácidos grasos esenciales

El ácido alfa-linolénico (ALA) de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 de cadena media, se considera un nutriente esencial en la dieta porque debe estar presente en un cuerpo que no puede sintetizarlo.

Los omega-3 de cadena más larga, como el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA), se sintetizan en el cuerpo a partir del ALA, pero la tasa de conversión es baja.

Es así que pueden considerarse condicionalmente esenciales, porque se requieren en las dietas para circunstancias que requieran niveles más altos de ellos.

Los requerimientos caninos

Los  ancestros salvajes de nuestros perros, los lobos, obtenían los ácidos omega-3 de su dieta natural, es decir, cazando animales  herbívoros como alces, ciervos o bueyes salvajes, además de herbívoros más pequeños como castores o conejos, y algunos ratones.

Esta dieta natural contenía entre un 20% y un 40% de grasa, mientras que las croquetas comerciales con las que hoy alimentamos a nuestras mascotas, pueden ser tan bajas en grasas; incluso en un 5% del micronutriente.

Debido a que la actividad de nuestras mascotas no se compara con la que realizaban sus ancestros, su necesidad energética proveniente de las grasas es menor, pero lo cierto es que si los alimentamos con alimento procesado, su ingesta de omega-3  es bastante más baja.

Aunque aún no está claramente definido, el requerimiento de omega-3 se ha fijado en 3,3 g / 1000 kcal para cachorros y 2,8 g / 1000 kcal para perros adultos.

Lastimosamente,  esto aún  no se ha adoptado en las recomendaciones para los fabricantes de alimentos para mascotas, y aunque se reconoce que de los ácidos grasos omega-3 tienen beneficios para la salud canina, no existe ningún requisito de que contengan omega-3, incluso cuando están etiquetados como «completos y equilibrados».

Y, ¿qué dice la investigación?

La investigación ha ayudado a aclarar el papel que juegan los ácidos grasos omega-3 en la salud canina, donde la calidad de la piel y el pelaje son un marcador de salud que se observa fácilmente.

Obviamente, fue una de las primeras áreas en las que los veterinarios experimentaron con la suplementación.

  • Un estudio aleatorizado, documentó tanto la mejora de la condición de la piel y el pelaje, como la incorporación de DHA y EPA suplementarios en las membranas celulares.
  • Se demostró que la adición de aceite de pescado o aceite de krill a los explantes de cartílago canino, regula a la baja la expresión de genes que codifican las enzimas metaloproteinasas de la matriz catabólica que destruyen los tejidos.

Otro estudio confirmó el beneficio para las articulaciones de los perros en una prueba in vivo de alta calidad, utilizando  suplementos de DHA y EPA.

Por otro lado, se cree que el síndrome de disfunción cognitiva (SDC) en perros ancianos es análogo a la demencia senil / enfermedad de Alzheimer en humanos y la disminución  de DHA es parte del cuadro de la enfermedad de Alzheimer, con inflamación crónica asociada.

Un estudio  ha demostrado que la suplementación con aceite de pescado en combinación con vitaminas B y antioxidantes, mejora la cognición en perros mayores, además que, al igual que en otras especies, el DHA es crucial para el desarrollo normal del cerebro en los perros jóvenes, con evidencia de que mejora la memoria y aprendizaje.

El omega-3 también tiene beneficios cardiovasculares y de la función de la retina de nuestras mascotas, por lo tanto, una añadir ácidos grasos puede ayudar de muchas formas, más allá del pelaje y la piel.

La proporción es importante

Los perros deben alimentarse con una proporción de 5:1, similar  a lo que proporcionaría una dieta de carnívoros alimentados con pasto.

Esto les proporciona una respuesta más sólida del sistema inmunológico innato y la mejora de algunos marcadores de estrés oxidativo.

Seleccionando, ¿existe una mejor fuente?

Al igual que con los seres humanos, existe un debate sobre si es adecuado complementar el precursor de ALA de origen vegetal, como el aceite de lino, o si la suplementación debe ser con DHA y EPA a partir de aceite de pescado o aceite de krill.

Lo cierto es que una mezcla de aceite de linaza (con alto contenido de ALA) con aceite de pescado es apropiada para perros (o incluso gatos), cuando sus dietas son bajas en grasas en general.

Además, deberías pensar en añadir una buena fuente de omega-6 para lograr el equilibrio con el omega-3 que falta cuando la dieta de tus mascotas se basa en alimento preparado.

¿ Sientes cómo la nutrición afecta a tu mascota ?