• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de

Bronceado: ¿lo haces de la manera adecuada?

En este verano seguro deseas tener ese hermoso tono bronceado en tu piel, y tomar el sol es tu camino más obvio para🍍 llegar a sentirte NAT🍍.

Siempre y cuando solo te broncees y no te quemes al sol, todo estará bien… ¿verdad?… lastimosamente no es así porque tu piel sufre el daño solar mucho antes de que aparezca una quemadura.

El bronceado en realidad es una respuesta de defensa de tu cuerpo a la exposición a la radiación ultravioleta del sol. En este escenario, se produce más cantidad de melanina para intentar mitigar el daño.

Pues bien, para disfrutar del sol con el mínimo daño posible, sigue estos útiles consejos:

Nunca dejes de usar protector solar

No importa el tono de tu piel o la facilidad con la que te quemes, el protector solar es tu amigo.

Los dermatólogos recomiendan usar al menos SPF 30. Si tienes la piel clara o estás bajo un sol muy caliente, la recomendación aumenta a SPF 50. Pero recuerda que incluso el SPF más alto no puede bloquear el 100 % de los rayos UV.

En fin, para tener una protección garantizada, lo mejor que puedes hacer es limitar tu tiempo bajo el sol y utilizar sombrilla, gafas y sombreros… tú ya lo sabes, protégete bien para lograr un buen bronceado

Usar un protector solar con un SPF de 15 o más todos los días,  reduce entre un 30 a 40% tu riesgo de desarrollar enfermedades de la piel como melanoma.

  • Usa aproximadamente una cucharadita de bloqueador solar por parte del cuerpo.
  • Aplica tu protector solar 20 minutos antes de salir para que tenga tiempo de absorberse.
  • Vuelve a aplicar tu bloqueador solar cada 2 horas.

PRODUCTOS SOLARES PARA BRONCEADO

La sombra no es garantía

Si bien la sombra puede ser una medida protectora para minimizar la exposición al sol y los daños subsiguientes, por sí sola no es suficiente para ofrecer la máxima protección.

Es que incluso en la sombra., todavía estás expuesto al sol debido a la radiación ultravioleta difusa, que es la luz que llega a tu piel indirectamente después de haberse dispersado a través del agua, el aire u otras moléculas atmosféricas.

Evita los picos de calor

Para evitar el daño solar y tener un tono bronceado, no tomes sol  entre las 11 am y las 4 pm, cuando los rayos del sol son más fuertes.

Afortunadamente, los días de verano más largos significan que todavía tienes mucho tiempo a ambos extremos del día, fuera de este rango de estas horas para salir al aire libre y sentir el calor sobre tu piel.

Exfolia y cambia de ángulos

Si vas a estar al aire libre durante un período prolongado, tal vez practicando deportes o haciendo un picnic, es probable que la exposición al sol sea inevitable.

En este caso dale a tu cuerpo una buena exfoliación antes de ponerte protector solar, ya que esto ayudará a destapar los poros y eliminar las células muertas de tu piel, lo que hará que se absorba mejor el protector solar y el bronceado sea más uniforme.

Y si estás sentado al sol, cambia tu ángulo con frecuencia para ayudar a sortear una exposición prolongada y directa en partes específicas de tu  cuerpo,  evitando así  quemaduras y líneas de bronceado dudosas.

Dile no a las camas solares

Hagas lo que hagas, no te dejes engañar por la perspectiva de hornear tu piel bajo una tira de bulbos que emiten luz.

Es que las camas de bronceado no ofrecen una alternativa más segura a la luz solar, ya que una sola sesión, puede aumentar tu riesgo de melanoma.

Esto se debe a que estas camas funcionan exactamente de la misma manera que los rayos del sol, emitiendo luz ultravioleta para estimular la producción de melanina, pero su efecto es mucho más fuerte y concentrado.

Pasar solo 20 minutos en una cama solar equivale a pasar varias horas bajo el  sol del mediodía sin protector solar.

La solución con autobronceadores

El ingrediente activo de estas lociones y aerosoles, la dihidroxiacetona (DHA), reacciona y se une a las células de la superficie de tu piel, haciendo que se oscurezcan.

Este mecanismo te  ofrece el brillo y color bronceado que deseas, sin  el daño de la exposición a los rayos UV del sol.

Si decides autobroncearte, recuerda que estos productos no te  protegerán del daño natural del sol. Siempre necesitarás usar protector solar.

Por ejemplo, algunos aceites que se usan en los protectores solares pueden hacer que los autobronceadores se desvanezcan más rápido, así que busca un protector solar sin aceite si deseas evitar volver a aplicarlos antes de lo necesario.

Pero, ¿cuánto tiempo afuera?

La cantidad de tiempo que puedes pasar bajo el sol antes de sufrir una quemadura depende del tono de tu piel.

Las personas con piel más clara y un color de ojos más claros serán más susceptibles a sufrir quemaduras que aquellas con piel más oscura.

La escala de Fitzpatrick divide el tono de piel en seis niveles, que van desde el marfil hasta el marrón oscuro, y está  destinada a informar la facilidad con la que un tono de piel determinado se quema al sol.

Siempre te será útil buscar tu tono de piel en esta escala para ver el tiempo aproximado que puedes exponerte al sol y lograr el bronceado que quieres antes de sufrir una quemadura.

¡ Siempre debes usar un protector solar !