• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de

La naturaleza brilla con betacaroteno y otros carotenoides

Siendo pigmentos naturales, el betacaroteno y otros carotenoides, son compuestos vegetales que tienen mucho que ofrecer.

El betacaroteno y otros carotenoides son pigmentos naturales producidos por las plantas, los cuales que proporcionan esos hermosos colores brillantes amarillo, rojo y naranja  a varias  frutas y verduras.

Son componentes antioxidantes que ayudan a la salud ocular, fortalecen el sistema inmunológico, mejoran la piel y promueven la función cardiovascular, entre sus muchos beneficios, que sin duda merecen la pena conocerlos.

Independiente como los consumas, sean alimentos o suplementos para mejorar su asimilación, hacerlo de forma frecuente hará la diferencia en tu salud y, por supuesto también en el bienestar y hasta la longevidad.

¿Qué son el betacaroteno y otros carotenoides?

El betacaroteno es el carotenoide que más se ha estudiado por ser el más efectivo a la hora de convertirse en vitamina A, un componente importante que mantiene saludables tus ojos, tus membranas mucosas  y tu inmunidad.

Se distingue de los otros carotenos por su mayor biodisponibilidad (el más fácil de usar), pertenece a la familia de los carotenoides precursores de la vitamina A.

En general estos pigmentos orgánicos, el betacaroteno y otros carotenoides  que se encuentran de forma natural en plantas y otros organismos fotosintéticos como algas, algunas clases de hongos y bacterias, son esenciales para todo ser humano.

Hay más de 600 tipos de carotenoides; desde el punto de vista nutricional, se  clasifican en:

  • Carotenoides provitamina A, que se convierten en retinol en el intestino o el hígado, entre los cuales están el alfacaroteno, el betacaroteno y la betacriptoxantina.
  • Carotenoides que no son precursores de la vitamina A son la luteína, la zeaxantina y el licopeno.

¿Para qué sirve?, propiedades del betacaroteno y otros carotenoides

Una gran cantidad de evidencia epidemiológica observacional sugiere que las concentraciones sanguíneas más altas de betacaroteno y otros carotenoides obtenidos de los alimentos se asocian con un menor riesgo de varias enfermedades crónicas.

Permiten mantener la salud ocular

  • Debido a que se convierte en retinol (vitamina A) cuando se ingieren, ayudan a proteger las células sanas del ojo y prevenir el crecimiento de células cancerosas.
  • La luteína y zeaxantina, los únicos carotenoides que se concentran en la retina, previenen la degeneración macular y protegen la visión al absorber la dañina luz azul.

Protegen y embellecen la piel

  • Reducen el daño oxidativo, la aparición de arrugas y el envejecimiento prematuro.
  • Aumentan las defensas de la piel contra la radiación UV, previniendo las quemaduras solares.

Poseen mucha acción antioxidante

  • Ayudan a neutralizar los radicales libres, moléculas reactivas del oxígeno que pueden dañar los lípidos de las membranas celulares y el material genético.
  • Reducen la inflamación como resultado de sus efectos antioxidantes, protegiéndote contra las enfermedades del corazón, evitando que las paredes arteriales se bloqueen.
  • Hacen eficiente tu sistema inmunológico estimulando la producción de glóbulos blancos y células inmunitarias.
  • Son efectivos para reducir el síndrome metabólico que se caracteriza por hipertensión, niveles elevados de azúcar en sangre, colesterol alto y exceso de grasa alrededor de la cintura.
  • Reducen el riesgo de ciertos tipos de cáncer como el  de pulmón, de mamas y de piel.
  • Mejoran la función cognitiva.
  • Protegen al cerebro de enfermedades crónicas.

Usos del betacaroteno y otros carotenoides

Recuerda que, la única función clara de ciertos carotenoides que está firmemente relacionada con un resultado de salud es la actividad de provitamina A de algunos carotenoides de la dieta (alfa-caroteno, beta-caroteno y beta-criptoxantina) y su papel en la prevención de la deficiencia de vitamina A.

Los suplementos de betacaroteno y otros carotenoides se usan para tratar especialmente la deficiencia de vitamina A que puede causar:

  • Ceguera nocturna.
  • Piel reseca y arrugada.
  • Menor resistencia a las infecciones.
  • Mayor probabilidad de quemaduras solares.

Fuentes naturales de betacaroteno y otros carotenoides en los alimentos

Los alimentos ricos en estos flavonoides se encuentran en muchos alimentos principalmente de origen vegetal como:

  • Zanahorias, la principal fuente.
  • Calabazas, otra fuente relevante.
  • Pimientos rojos, amarillos y verdes.
  • Hortalizas como tomates y remolachas.
  • Boniato o batata dulce.

Además, las verduras de color verde oscuro como espinacas, diente de león, acelga o brócoli y las frutas como el aguacate, plátano, manzana, ciruela, naranja, mandarina, mango, melocotón, papaya, melón, sandía, albaricoques o las frutas secas como las pasas pueden poseer betacaroteno y otros carotenoides.

Quizás la única fuente animal, es la yema de huevo.

Debido a que es liposoluble, comer estos alimentos junto con aceite de oliva o cualquier otra fuente de grasa ayuda a mejorar su biodisponibilidad. Además, cocinar los alimentos ricos en carotenoides aumenta la fuerza de estos nutrientes cuando ingresan al torrente sanguíneo.

Suplementos de betacaroteno y otros carotenoides

Están disponibles suplementos de betacaroteno y otros carotenoides en forma de capsulas de softgel, comprimidos y  perlas para promover la salud ocular y como precursores de la vitamina A.

También se combinan con otras vitaminas, como la E, para maximizar sus propiedades antioxidantes.

producto

¿Tienen efectos secundarios?

Estos fitonutriente no están vinculados con efectos secundarios importantes, incluso con grandes dosis de suplementos con betacaroteno y otros carotenoides de 20 a 30 mg por día.

Sin embargo, las cantidades extremadamente altas de betacaroteno a largo plazo por ejemplo, puede provocar una afección inofensiva llamada carotenodermia, en la que la piel adquiere un color amarillo anaranjado.

Bibliografía científica sobre el betacaroteno y otros carotenoides

Algunas investigaciones han demostrado que las zanahorias cocidas proporcionan más carotenoides que las zanahorias crudas.

En 2015, una investigación demostró que tener altos niveles de carotenoides en la sangre, puede reducir el riesgo de desarrollar degeneración macular avanzada relacionada con la edad hasta en un 35%

Otros estudios incluidos en una revisión realizada en 2018, encontraron que existen pequeños beneficios en la función cognitiva y la memoria asociados con la suplementación con betacaroteno.

En cuanto a la protección cutánea, un estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition  en 2012, informó que el betacaroteno y otros carotenoides pueden aumentar las defensas de la piel contra la radiación UV, así como mantener la salud y la apariencia de la piel.

Del mismo modo, en un análisis publicado en  Photochemistry and Photobiology, los investigadores observaron que los participantes que tomaron suplementos con estos compuestos durante 10 semanas, tenían tasas más bajas de quemaduras solares.

La protección ocular es otra propiedad de los carotenoides, según un estudio que demostró que incorporar al menos 6 miligramos de luteína al día, puede disminuir el riesgo de desarrollar degeneración macular en un 43 %, detener el daño ocular y evitar que progrese.

Por otro lado, el betacaroteno puede ayudar a reducir el riesgo de síndrome metabólico y la circunferencia de la cintura, al menos en hombres de mediana edad y adultos mayores, según encontró un estudio publicado en el  Journal of Nutrition.


Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *