• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de

Encuentra la motivación para entrenar en casa

Desarrollar buenos hábitos, comer bien y entrenar en casa pueden ser parte de las cosas maravillosas para 🍍sentirse NAT🍍.

Suena lógico que hacer entrenar en casa, porque sería más fácil y conveniente en otoño si tienes el equipo necesario, ¿verdad?

En realidad muchas veces resulta difícil mantenerte motivado cuando estás tan cerca de la tentación: el sofá, la televisión, el móvil, etc, sin embargo preparamos unos consejos para ayudarte a resistir dicha tentación de modo a equilibrar tu vida, tu trabajo, tus horarios y tu entrenamiento en casa.

Ten una rutina que te guste

Lo más importante que puedes hacer, es encontrar una rutina que realmente te guste desarrollar, ya sea con o sin equipamiento, ya sea en tu sala o tu garaje.

Gracias a la tecnología,  tienes acceso a una cantidad infinita de opciones de ejercicio para entrenar en casa y, con un poco de investigación y un examen de conciencia, las cosas pueden funcionar bien para ti.

Tómate un momento, piensa qué tipo de actividades disfrutas y luego investiga un poco:

  • Desde aplicaciones y vídeos que transforman tu teléfono móvil en un entrenador personal, hasta videos de transmisión en vivo que convierten tu sala de estar en un gimnasio… siempre hay muchas formas de obtener orientación, motivación y variedad.
  • Aquí, la clave definitiva es hacer  algo que realmente te guste, ya que no tienes que luchar contigo mismo para hacerlo, simplemente lo disfrutas.

Prográmalo por escrito

¿Te acordarías de ir a tu cita con el dentista o asistir a esa reunión semanal si no lo agregaste a tu calendario?… probablemente no…

Lo mismo ocurre con tus entrenamientos, debes programarlos como si fueran una cita y priorizar el ejercicio, marcando el tiempo en tu calendario para planificar tus días y semanas al entrenar en casa.

Monta tu espacio en casa

La parte complicada de hacer ejercicio en casa, es que tu casa no es un gimnasio.

  • Si tienes un gimnasio en tu casa, suerte para ti, pero si no eres parte de ese grupo afortunado, entonces tendrás que hacer que el espacio que tengas funcione.
  • Eso podría significar instalar un mini gimnasio en tu sótano o simplemente mover la mesa de café más de 15 cms para que quepa una estera de yoga.

Lo que sea que tengas que mover, configurar o desmantelar, hazlo bien antes de tu entrenamiento programado. Por ejemplo, la noche anterior si planeas levantarte y entrenar en casa, prepara todo para que no haya barreras ni excusas.

Vístete para tener éxito

Si bien puedes entrenar en casa con ropa cómoda o incluso con esa sudadera vieja, mejor no lo hagas.

¿Por qué?, bueno, un estudio sugiere que el simple hecho de usar un vestuario o ropa de entrenamiento puede motivarte a hacer ejercicio y esto también incluye toallas, alfombras o algún que otro retrato desmontable que haga el ambiente mucho más genial.

Comparte tus logros

Otro estudio sugiere que el reconocimiento social, hace que sea menos probable que sigas tus intenciones de entrenarte, pues bien, apaga el móvil y comienza a entrenar en casa.

Cuando hayas sudado, no dudes en gritarlo a los cuatro vientos, tómate una selfie sudorosa al estar satisfecho/a con tu trabajo y compártela en tus redes sociales, pero hazlo después de haber tomado tu batido de post-entrenamiento.

Cuando compartas tu progreso y tus logros, formarás un pequeño grupo de porristas y podrás aprovechar ese sentimiento de satisfacción la próxima vez que estés indeciso acerca de seguir entrenando.

Usa pequeñas recompensas

Está bien que utilices pequeñas recompensas para persuadirte de hacer ejercicio, ya sea  una pizza o un brownie de caramelo salado de vez en cuando… bueno, está bien porque hay equilibrio…

Si la comida no es lo tuyo, regálate un nuevo par de zapatillas si completas todos tus entrenamientos durante un mes o, sal a pasear en bici para mostrar tus músculos y sentirte pleno/a.

Así mismo, controla tantos factores como puedas para prepararte para el éxito y convertirlo en un hábito que sea una gran recompensa.

Claro, el sofá se ve muy bien cuando llegas a casa después de un largo día, pero hundirte en él se sentirá mucho mejor después de que te lo hayas ganado.

¿ Empezarás ahora o el año que viene ?