• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de

Energizando y fortaleciendo el cuerpo con fósforo

Entre los minerales más abundantes en tu organismo, se encuentra el fósforo, que constituye hasta 1 % de tu peso corporal.

El preciado fósforo, que ocupa un segundo lugar  después del calcio cumple un papel importante en la forma como el cuerpo usa los carbohidratos y las grasas, además de ser  necesario para producir  proteínas  para el crecimiento, conservación y reparación de células y tejidos.

Así mismo, trabaja junto con otros minerales para la formación de huesos y dientes sanos y la producción de  ATP, una molécula almacena energía, lo que demuestra cuán importante es para el ser humano.

¿Qué es el fósforo?

El fósforo es un mineral se encuentra en la naturaleza combinado en fosfatos inorgánicos y en los organismos vivos. Su nombre proviene del griego y significa «portador de luz».

En tu cuerpo, se encuentra mayormente en tus huesos y dientes, pero  también está presente en cada célula, pues forma parte las moléculas de ADN, ARN y de los fosfolípidos en las membranas lipídicas celulares.

  • Ayuda a convertir las grasas, los carbohidratos y las proteínas en energía.
  • Las células lo utilizan para almacenar y transportar la energía mediante el adenosín trifosfato.
  • Ayuda a que los nervios y los músculos hagan su trabajo.
  • Es un amortiguador que mantiene equilibrado el nivel de pH en la sangre.
  • Es necesario para que el calcio forme dientes y huesos sanos.

¿Para qué sirve?, propiedades del fósforo

El fósforo sienta las bases de una estructura esquelética fuerte para garantizar una vida saludable y funcional, pero también interviene en varias funciones vitales.

Fortalece huesos y dientes

  • Trabaja con el calcio para formar el fosfato de calcio, esencial para endurecer y fortalecer los huesos
  • Además, ambos minerales constituyen la hidroxiapatita, el principal componente estructural de los huesos y el esmalte dental, por lo que es crucial para la salud de las encías, el esmalte dental y prevenir las caries.
  • También previene la pérdida de densidad ósea también conocida como osteoporosis.

Estimula el metabolismo

  • Es uno de los elementos más importantes para la síntesis de proteínas, carbohidratos y grasas, asegurando el crecimiento o reparación celular.
  • Estimula las hormonas correctas para el metabolismo.

Potencia la función cardiovascular

  • Regula la cantidad de calcio que hay en el cuerpo, evitando que el exceso se deposite en los vasos sanguíneos y cause aterosclerosis.

Facilita el equilibrio de vitaminas y minerales

  • Estimula la digestión de riboflavina y niacina, dos variedades de vitamina B que son responsables de procesos como el metabolismo energético, la respuesta neurológica y emocional.
  • Mantiene el equilibrio adecuado de vitaminas como la B y D, con otros minerales.

Además, puede:

  • Actuar como desintoxicante, asegurando la liberación adecuada de los desechos promoviendo el proceso de micción y excreción, donde se eliminan los excedentes de ácido úrico, sales, agua e incluso grasa.
  • Apoyar al desarrollo cognitivo, porque es un elemento esencial alrededor y dentro de las células del cerebro.
  • Mantener el equilibrio hormonal, especialmente aquellas requeridas para una buena salud reproductiva, estén siempre presentes en cantidades relevantes y equilibradas, interactuando directamente con las glándulas endocrinas para regular la creación y liberación de estas sustancias vitales.

Usos del fósforo

Los suplementos con fósforo se utilizan para tratar los problemas de salud causados por su deficiencia llamada hipofosfatemia, que incluyen:

  • Anorexia o Anemia.
  • Debilidad muscular proximal.
  • Efectos esqueléticos: dolor óseo, raquitismo y osteomalacia.
  • Aumento del riesgo de infección.
  • Parestesias, ataxia y confusión

En algunos casos también se utiliza para mejorar la recuperación muscular después del entrenamiento o competición, así como para tratar problemas de fertilidad como a pérdida de la libido, la frigidez, la impotencia y la motilidad de los espermatozoides.

Fuentes naturales de fósforo en los alimentos

Muchos alimentos son fuentes naturales de fósforo, tanto de origen animal o vegetal, por lo que debes incluirlos en una dieta variada y equilibrada para mantener los niveles adecuados en tu cuerpo.

Fuentes animales:

  • Pescados: sardinas, salmón, bacalao, trucha.
  • Mariscos: almejas, gambas, mejillones.
  • Carne de aves: pollo, pavo, pato y cerdo.
  • Carne de res, hígado y sesos.
  • Leche y sus derivados.
  • Huevos.

Fuentes vegetales:

  • Frutos secos: nueces, piñones, pistachos, almendras y avellanas.
  • Cereales integrales: avena, harina de trigo, arroz.
  • Granos integrarles: sésamo, maíz, amaranto y quinoa.
  • Semillas de girasol y calabaza.
  • Lentejas, frijoles y soja.
  • Productos de panadería: panes, tortillas, pasteles.

Suplementos de fósforo

El fósforo está disponible en suplementos dietéticos lo contienen como único elemento o en combinación con otros ingredientes en  multivitamínicos/multiminerales.

producto

Se presenta en forma de sales de fosfato (p. ej., fosfato dipotásico o fosfato disódico) o fosfolípidos (fosfatidilcolina o fosfatidilserina) y suelen proporcionar cerca del 10 % o menos de la cantidad diaria recomendada.

¿El fósforo tiene efectos secundarios?

Es raro tener demasiado fósforo en la sangre; por lo general, solo las personas con enfermedades renales o aquellas que tienen problemas para regular el calcio desarrollan este problema.

Las dosis muy altas de fósforo pueden resultar toxicas y causar diarrea, endurecimiento de órganos y tejidos blandos, además de afectar la capacidad para utilizar eficazmente otros minerales, como el hierro, el calcio, el magnesio y el zinc.

Bibliografía científica sobre el fósforo

Según un análisis realizado en 2003 en el Reino Unido, la deficiencia de fósforo (hipofosfatemia) puede causar anorexia, anemia, debilidad muscular proximal, efectos esqueléticos (dolor óseo, raquitismo y osteomalacia), aumento del riesgo de infección, parestesias, ataxia y confusión

Este mineral fomenta el equilibrio saludable de todos los fluidos y materiales que se eliminan del cuerpo, lo que ayuda a que todo el cuerpo permanezca sano y libre de toxinas, según un estudio publicado en 2007.

Otros estudios han relacionado su deficiencia con un mayor riesgo de mal funcionamiento cognitivo y la aparición temprana de afecciones neurológicas como la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

Los cientos de hormonas en nuestro cuerpo juegan un papel extremadamente importante en diversos problemas de salud, y el fósforo es una parte insustituible de ese sistema de control, según un estudio publicado en The Journal of Clinical Investigation.


Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *