• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de

Razones poderosas para comer más lento

Si mantienes el hábito de comer más lento disfrutarás no solo de sabores texturas y aromas, sino de tu bienestar general lo que🍍es sentirse NAT🍍.

Uno de los problemas de estos tiempos es el ritmo apresurado en el  que vivimos durante el día, entre el trabajo, el gimnasio y lo demás, que ni piensas comer más lento.

Es que no te queda tiempo para nada y cuando tienes  tiempo para comer algo, te das a veces atracones ¿no?.

Ahora bien, si lo repites de manera continúa que puede conducirte a una  vida estresante y poco saludable. Sorprendentemente, hacer algo simple pero poderoso como comer más lento, comenzará a revertir ese estilo de vida de inmediato.

Realmente no es tan difícil, tomar bocados más pequeños, masticar cada bocado más lento y por más tiempo, disfrutando mucho más de tu comida. Solo necesitas  unos minutos más en cada comida y lograrás ganar muchos más minutos, horas, días, años en tu vida.

En respuesta a este problema surgió el Movimiento “Slow Food”, iniciado en Italia hace casi dos décadas para contrarrestar  los problemas de comer demasiado rápido.

Según este movimiento, no se trata solo de salud, se trata de un estilo de vida, que puede tener algunas razones a considerar.

Primero, bajar de peso

Algunos estudios confirman que con solo comer más lento, consumirás menos calorías. De hecho, lo suficiente para perder 7-8 kg al año sin hacer nada diferente o comer nada diferente.

La razón es que tu cerebro tarda unos 20 minutos en registrar que estas lleno, y si  comes rápido, puedes continuar  comiendo más allá del punto en el que estas satisfecho.

Ahora, si te detienes y te tomas el tiempo para darte cuenta de que estas satisfecho, puedes detenerte a tiempo incluso para disfrutar de los alimentos saludables.

Disfruta más tu comida

Esta razón es igualmente poderosa, ya que resulta difícil disfrutar de la comida si pasa demasiado rápido por tu boca.

De hecho, te puedes dar el gusto con alimentos pecaminosos al comer más lento porque sabe bien ¿verdad?. Entonces ¿cuál es el punto de apurar el tiempo?.

La idea es darte la indulgencia sin culpas, pero con menos en tu estómago lo que estimulará al mismo tiempo tu mente y tu cuerpo, al unísono y por mucho tiempo más que el simple periodo donde disfrutas de tus alimentos preferidos.

Haz de tus desayunos, almuerzos o cenas se vuelvan un placer irrepetible.

Comer más lento, una mejor digestión

Al comer más lento, masticarás mejor y tendrás una mejor digestión, puesto se inicia en la boca. Cuanto más trabajo hagas allí, menos trabajo producirás en tu estómago, lo que te ayudará a mantener la salud intestinal, un punto clave para la inmunidad, además de alejarte de los problemas digestivos.

Menos estrés al comer más lento

Al hacerlo así y prestar atención a tu alimentación puede ser una excelente forma de ejercicio de atención o enfoque mental.

Esto significa estar presente en el momento, en lugar de apresurarte durante una comida pensando en lo que debes hacer a continuación.

Cuando comes, debes comer y no pensar en nada.

Este tipo de evento mental, te conducirá a una vida menos estresante y al bienestar a largo plazo, lo que vale la pena a cambio de solo comer más lento.

Revélate contra la comida y la vida

La vida agitada, acelerada, estresante y caótica, te lleva a comer comida rápida y a comerla rápidamente., Este es un estilo de vida que te deshumaniza, te vuelve insalubre, estresado ​​y alejado de lo que llamamos felicidad.

En cambio, rebelarte contra todo ese estilo de vida y filosofía con el pequeño acto de comer más lento, puede darte más de lo que crees.

También puedes preparar tu propia cocina, compartiendo con tu familia, tu pareja o tus amigos para aumentar tu calidad de vida.

¿ Deberías cambiar tus hábitos alimenticios ?