• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de

¿Cómo proteger tu tiroides?

La tiroides es una glándula en forma de mariposa situada en el cuello que cumple importantes funciones en el organismo que🍍hace sentirse NAT🍍.

No podemos hablar de tiroides sino del sistema hormonal que debe estar equilibrado para ayudarte a regular tu metabolismo, temperatura corporal y los latidos de tu corazón, entre otras. Es probable que nunca hayas reparado esta glándula, pero los trastornos hormonales son bastante comunes.

Un trastorno autoinmune puede alterar la glándula, pero se cree que los factores del estilo de vida, como el estrés o la dieta, también pueden influir.

El hipertiroidismo (también conocido como tiroides hiperactiva) puede causar una rápida pérdida de peso, un ritmo cardíaco inusualmente rápido y ansiedad; mientras que el hipotiroidismo (una tiroides poco activa) puede desencadenar estreñimiento, aumento de peso y fatiga extrema.

En todo esto, debes hacer algunos cambios en tu estilo de vida que pueden ayudarte  a mantener tu tiroides saludable… toma nota de estas recomendaciones…

Balancea tu dieta

El 70% del sistema autoinmune se encuentra en tus intestinos, conocido como GALT, o tejido linfoide asociado al intestino, por lo tanto, es muy importante mantener una dieta muy bien balanceada.

Cuando el revestimiento intestinal se inflama, puede desencadenar una respuesta inmunitaria y los estudios muestran que esto juega un papel en el desarrollo de afecciones de la tiroides.

Para ayudar a mantener la inflamación bajo control, es recomendable  seguir una  dieta como la mediterránea que contenga:

  • De 4 a 5 porciones de verduras y tres a cuatro porciones de fruta cada día.
  • Mucha proteína magra y pescados grasos, como salmón, arenque, anchoas y caballa.
  • Grasas saludables como el aceite de oliva extra virgen, el aceite de canola y de girasol, el aceite de cártamo, el aceite de coco, nueces y

Obviamente hay otras dietas, pero esta cubre las necesidades básicas que pueden modificarse si entrenas, haces deporte de alto rendimiento o estás enfermo,

Ten cuidado con ciertos alimentos

Mantente alejado de los alimentos procesados ​​llenos de azúcar y conservantes, colorantes o sustitutos sin grasa y sin azúcar.

Los alimentos procesados ​​que incluyen grasas trans, jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, MSG y azúcar refinada pueden causar inflamación intestinal y, a su vez, desencadenar brotes autoinmunes.

Esto no afecta específicamente a la tiroides, pero el sistema autoinmune puede afectar varias partes del cuerpo.

Aunque parezca una paradoja, pero las verduras crucíferas como coliflor, repollo, col rizada, colinabo, berro, Bok choy y coles de Bruselas, que, aunque están llenos de nutrientes buenos como la vitamina C  y el ácido fólico, comerlos crudos en dosis altas podría afectar tu sistema tiroideal.

Esto se debe a que las verduras crucíferas crudas contienen sustancias químicas naturales llamadas bociógenos (productores de bocio) que pueden interferir con la síntesis de la hormona tiroidea.

Pero que no cunda el pánico, afortunadamente, los bocígenos de estos alimentos se inactivan al cocinarlos en agua o incluso al vapor, por tanto seguirías aprovechando sus efectos antioxidantes y protectores.

Cuidado con los suplementos

Probablemente hayas escuchado que existe una conexión entre la salud de la tiroides y el yodo, que es esencial para la síntesis de este sistema hormonal.

En todo el mundo, la deficiencia de yodo es una de las causas del agrandamiento de la glándula tiroides y del hipotiroidismo, sin embargo, es poco común en los países desarrollados. De hecho, demasiado yodo puede desencadenar hipertiroidismo en personas susceptibles, por lo que no se  recomienda tomar suplementos de yodo sin consultar la opinión de expertos.

Por otro lado, si sospechas que tu tiroides está afectada, puedes necesitar un refuerzo, tomando selenio, vitaminas del complejo B o vitamina D, siempre y cuando consultes con tu médico.

Esfuérzate por evitar las toxinas ambientales.

La exposición prolongada a los disruptores endocrinos  que son sustancias químicas que interfieren con el sistema endocrino de tu cuerpo,  puede desencadenar problemas en tu tiroides.

Entre estas sustancias toxicas, se encuentran  los productos químicos perfluorados (PFC) en algunas alfombras, ropa resistente al fuego e impermeable y utensilios de cocina antiadherentes.

La exposición a estas toxinas podría causar alteraciones en los niveles de hormona tiroidea.

  • Ftalatos que se encuentran en productos perfumados y plásticos blandos.
  • Bisfenol-a que se encuentra en algunos plásticos duros y revestimientos de alimentos enlatados (aunque muchos fabricantes los están eliminando).
  • Los jabones antibacterianos que contienen triclosán, un ingrediente que altera la regulación hormonal.

Aunque en realidad sería imposible evitarlos por completo, la clave es reducir  la exposición a estos elementos  tanto como puedas, aprendiendo a usar la aromaterapia en casa a tu favor y de los tuyos.

Además puedes empezar a almacenar los alimentos en porcelana o vidrio en lugar de plásticos y mantener tu hogar bien ventilado.

¿ Mantienes a raya tu salud hormonal ?