• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de

Lo mejor de nuestra dieta mediterránea

Dieta Mediterranea

Aprovechar los alimentos de la dieta mediterránea para estar saludable🍍es sentirse NAT🍍

Todos queremos seguir un plan de alimentación saludable pues pensamos en la belleza corporal, el corazón y el sistema inmunitario, pero ¿es la dieta mediterránea una solución?.

Esta dieta, la que todos disfrutamos hace cientos de años combina los deliciosos sabores tradicionales y los métodos de cocina mediterránea.

El interés por la dieta mediterránea comenzó en la década de 1960 con la observación de datos estadísticos de las personas que viven en España, Grecia o Italia, que en general fallecen por varias enfermedades, pero en menor escala por enfermedades coronarias como en otras partes del mundo..

Estudios posteriores encontraron que la dieta mediterránea se asocia con factores de riesgo reducidos para afecciones coronarias, por esta razón es uno de los planes de alimentación saludable recomendados por las pautas dietéticas según los científicos de Mayo Clinic y la OMS.

Es más, es considerado un patrón dietético saludable y sostenible, además de un activo cultural intangible otorgado por la Organización Nacional de Educación, Ciencia y Cultura de las Naciones Unidas.

Dieta mediterránea, ¿puede definirse?

Si bien no existe una definición única de la dieta mediterránea, generalmente es rica en verduras, frutas, granos integrales, frijoles, nueces y semillas, y aceite de oliva.

Otros elementos importantes son compartir comidas con familiares y amigos, disfrutar de una copa de vino tinto y estar físicamente activo, que si bien no es parte de la dieta, es una tradición de muchas regiones.

Los componentes principales de la dieta mediterránea incluyen:

  • Consumo diario de verduras, frutas, granos integrales y grasas saludables.
  • Ingesta semanal de pescado, aves, frijoles y huevos.
  • Porciones moderadas de productos lácteos.
  • Ingesta limitada de carne roja.

En verano, naturalmente, los que viven dentro de la región mediterránea anhelan comidas llenas de verduras, cenas de mariscos que me recuerden a la playa, ensaladas frescas de granos y pollo a la parrilla.

La dieta mediterránea no es tanto una dieta en el sentido tradicional; es más un conjunto de pautas generales de alimentación saludable que se centran en llenar el plato con la inspiración propia de cada uno.

Las grasas de la dieta mediterránea

Las grasas saludables son el pilar de la dieta mediterránea;

  • El aceite de oliva proporciona grasas monoinsaturadas, que reducen el colesterol total y los niveles de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL o colesterol «dañino»).
  • Los peces también son importantes en la dieta mediterránea; los pescados grasos, como la caballa, el arenque, las sardinas, el atún blanco, el salmón y la trucha de lago, son ricos en ácidos grasos omega-3, un tipo de grasa poliinsaturada que puede reducir la inflamación en el cuerpo, incluida la disminución de triglicéridos y la reducción de insuficiencia cardíaca.

Un estudio concluyente revelado en la revista Medicina Interna de la Asociación Médica Estadounidense, sugiere que reemplazar las grasas saturadas y trans con grasas insaturadas puede ayudar a vivir más tiempo gracias a los efectos de esta dieta sobre el corazón y los huesos.

Una investigación separada así como otras en varios textos de literatura citan que una dieta mediterránea alta en grasas buenas puede ser más efectiva que una dieta baja en grasas para los que desean perder peso.

Probablemente porque las personas que siguen dietas restringidas en grasas tienden a obtener más calorías del azúcar, como los refrescos y los cereales sin refinar, por tanto y en resumidas cuentas, la dieta mediterránea es una gran opción vivas o no en la península.

Dieta Mediterránea

El vino de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea generalmente permite el vino tinto con moderación y que aunque se ha asociado con un menor riesgo de enfermedad cardíaca en algunos estudios, de ninguna manera está libre de riesgos, por lo tanto, la clave es la moderación.

Pero más allá de ser una parte saludable del vino tinto y otros alimentos incluidos las uvas, un compuesto llamado resveratrol, un poderoso antioxidante que tiene un potencial para mejorar la salud por derecho propio.

Este compuesto tiende a concentrarse principalmente en las pieles y semillas de uvas y bayas; estas partes de la uva se incluyen en la fermentación del vino tinto, de ahí su concentración particularmente alta de resveratrol.

De hecho, una revisión presentada en la revista Healthy, se le da al compuesto propiedades que van desde la protección de la función cerebral y la disminución de la presión arterial, entre otros beneficios como ayudar a regular las grasas en la sangre, incrementar la sensibilidad a la insulina, aliviar el dolor articular después del ejercicio e, inclusive prevenir ciertos cánceres (aunque esto lo dejamos como una controversia científica).

Comer al estilo mediterráneo

¿Estás Interesado en probar la dieta mediterránea?… bueno, estos consejos te ayudarán a comenzar o proseguir con una dieta, esa que tanto gustas, la mediterránea…

  • Come más frutas y vegetales: incluye de 7 a 10 porciones diarias de frutas y verduras en tu dieta.
  • Opta por granos enteros: cambia a pan integral, cereal y pasta (incluidas las vegetales) o puedes experimentar con otros granos enteros, como el bulgur y el farro.
  • Usa grasas saludables: prueba el aceite de oliva como reemplazo de la mantequilla cuando cocines, e incluso, en lugar de poner mantequilla o margarina al pan, intenta sumergirlo en aceite de oliva con alguna especia.
  • Consume más pescado y mariscos: añade a tu dieta mediterránea pescado dos veces por semana: el atún, el salmón, la trucha, la caballa y el arenque frescos son opciones saludables. El pescado a la parrilla sabe bien y requiere poca limpieza, y aunque es delicioso, es mejor que evites el pescado frito.
  • Reduce la carne roja: sustituye la carne roja por pollo o frijoles y si comes carne, asegúrate de que sea magra y mantén las porciones pequeñas.
  • Disfruta un poco de lácteos: selecciona el yogurt griego o bajo en grasa y pequeñas cantidades de una variedad de quesos.
  • Condimenta tus comidas: las hierbas y especias aumentan el sabor y disminuyen la necesidad de sal, además también poseen beneficios nutricioanles.

La dieta mediterránea es una forma deliciosa y saludable de comer Muchas personas que cambian a este estilo de comer dicen que nunca comerán de otra manera, ¿por qué no probarla?.

Consumir frutas y verduras en cada comida es🍍sentirse NAT🍍.