• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de
Usa el cupón 5EUROS (enviados por Natfy, en pedidos +60€)

Disfrutar de los quesos, ¿hasta dónde son saludables?

Compartir la mesa durante las fiestas de fin de año disfrutando de nuestros mejores quesos ibéricos 🍍nos hace sentir NAT🍍.

Ciertamente, los quesos cremosos, salados y fibrosos son uno de los alimento más deliciosos del planeta, y, en España disfrutarlos de diversas formas es parte de nuestra tradición.

En cada mesa, en cada casa de la península, se puede decir que se consumen quesos, ya sea con bebidas naturales o con una copa de vino, algo irresistible, ¿no?.

Pero consumir quesos, ¿es malo, se considera saludable o es el tipo de alimentos que solo deberías añadir a tu dieta de vez en cuando?… vamos a ver lo que los expertos indican entorno a muchas confusiones sobre la quesería…

Los quesos también brindan dependiendo de su tipo de fabricación, excelentes perfiles nutricionales.

En ciertos casos están llenos de prebióticos, proteínas, vitaminas y minerales, que en conjunto deberían ser clave en tu alimentación, sobre todo si entrenas.

Los quesos y el calcio

En primer lugar posee calcio, un mineral directamente relacionado a la salud ósea, puesto que ayuda a mineralizar tus huesos que han añadido estrés por la actividad de alto impacto. Esto ayuda a evitar la pérdida ósea que conduce a fracturas por estrés, así como a la osteoporosis.

Por otro lado, ayuda a regular la función cardíaca y las contracciones musculares, un factor determinante para conseguir resultados en el gimnasio.

Los diferentes tipos de queso tienen diferentes cantidades de calcio, pero en general, los quesos más duros tienden a tener más minerales que los más blandos.

  • Por ejemplo, podrás contar con 500 mg de calcio en una porción de parmesano en comparación con 78 mg de la misma cantidad de queso brie.
  • Los gruyere, emmental o roquefort poseen más calcio (550-800 mg / 100 g), además del manchego (470 mg / 100g) y el de tipo Burgos (186 mg / 100 g).

Obviamente hay que tomar en cuenta la grasa de cada uno y las calorías, para elaborar la lista del supermercado, sobre todo antes de las fiestas navideñas, cargadas de calorías y mucha quesería.

Los probióticos de los quesos

Debido a que son de los alimentos fermentados más populares, muchos tipos, como el mozzarella, el queso cheddar , el gruyere y el gouda contienen bacterias probióticas, que pueden ayudar a promover una mejor digestión y salud intestinal.

Una mejor digestión, podría ayudarte a evitar esas frenéticas búsquedas del baño portátil a mitad de un evento deportivo o mantener la salud inmunológica en los meses más fríos.

Las grasas no son tan malas, ¿verdad?

Si bien los quesos tienen un alto contenido de grasas saturadas, una investigación más reciente sugiere que eso podría no ser tan malo.

De hecho, un estudio reciente de nueve años con más de 136,000 adultos, encontró que aquellos que consumían dos o más porciones de productos lácteos enteros como los quesos, tenían tasas más bajas de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y muerte en comparación con aquellos que no consumían ninguno.

Esto puede deberse a que las versiones enteras son ricas en ácidos linoléicos conjugados y compuestos, que en su conjunto:

  • Parecen promover la salud de las arterias,
  • Reducen la grasa corporal y,
  • Combaten la inflamación.

Los quesos y sus porciones saludables

Y aquí tenemos las buenas noticias: puedes consumir quesos todos los días si forma parte de una dieta equilibrada y nutritiva, pero que no sobrepases una porción razonable.

La porción apropiada es de aproximadamente 50-60 g y debes tratar de disfrutarlo en el contexto de una comida sana. 

Por ejemplo, queso azul desmenuzado sobre una ensalada de remolacha y rúcula o una rebanada de queso cheddar en tu sándwich de pavo en lugar de un plato lleno de nachos cargados con varios quesos.

Las grasas y proteínas de los quesos

La mayoría de los quesos tienen una buena cantidad de ambos, pero cada tipo es un poco diferente por porción.

  • Mozzarella: 9 g de proteína y 9 g de grasa
  • Parmesano: 15 g de proteína y 10 g de grasa
  • Feta: 6 g de proteína y 9 g de grasa
  • Queso de cabra: 9 g de proteína y 12 g de grasa
  • Cheddar: 10 g de proteína y 14 g de grasa

Los atletas y personas muy activas, tienden a necesitar más proteínas que las personas sedentarias, siendo ideales para combinar con cualquier otra fuente natural como carnes, huevos o frijoles en las comidas principales o los snacks.

Si entrena duro o eres un atleta de competición, es mejor pensar añadir los quesos enteros a sus dietas, incluidas sus grasas, ya que además de satisfacer tus antojos, estarás apoyando a tu sistema hormonal.

Cuándo no son saludables los quesos

Son similares a otros alimentos nutritivos pero ricos en calorías, como el aguacate, las nueces y el chocolate amargo. Una porción moderada puede ser buena para ti, pero es muy fácil exagerar.

Dependiendo del tipo, una porción puede tener alrededor de 100 a 150 calorías, pero la mayoría de las personas comen mucho más que eso en una sola comida, lo que puede sumar con rapidez.

Además, dado que el queso tiene un alto contenido de sodio y, una porción demasiado generosa podría hacer que sea más difícil mantenerte por debajo del umbral recomendado de 2,300 mg diarios, aumentando con el tiempo tu riesgo de hipertensión arterial.

Es más, incluso una pequeña cantidad de quesos antes de una carrera o del entrenamiento, podría causarte problemas, ya que un exceso de grasa puede retardar la digestión y la absorción, haciendo que te sientas lento y letárgico.

Así mismo, deberías tomar en cuenta que los lácteos son un alérgeno común y es posible que puedas ser alérgico a los alimentos lácteos como el queso sin darte cuenta.

Las alergias alimentarias resultan en anafilaxia y existen otros síntomas como la inflamación e hinchazón a través del tracto digestivo, congestión, reacciones cutáneas de leves a graves o dificultad para respirar similar a un ataque de asma.

Si tienes problemas similares, añade a tu dieta, quesos duros como el parmesano, el cheddar y el suizo que contienen solo trazas de lactosa.

¿ Piensas en tu salud al preparar tus snacks favoritos ?