• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de

Fibra, un nutriente esencial en nuestra dieta

Fibra

Consumir fibra para hacer que el cuerpo funcione correctamente, previniendo enfermedades y perdiendo peso es🍍sentirse NAT🍍.

Extraño pero cierto, la fibra es una de los nutrientes más importantes que podemos comer pero nuestro cuerpo no siempre puede digerir.

Es la parte de los alimentos vegetales (frutas, verduras, semillas, nueces, legumbres, granos) que pasa a través del organismo, dejando muchos beneficios a lo largo del camino.

Hay dos tipos de fibra: soluble e insoluble, pero de hecho, también hay muchos subtipos, incluido el almidón resistente, que se ha vuelto muy popular.

El objetivo para todos sería consumir una amplia variedad de alimentos vegetales, lo que nos provee una buena variedad de diferentes tipos de fibra.

Recordemos que las dietas de moda a veces obligan a renunciar a los cereales; así, de manera involuntaria, se reducen en gran medida los tipos de fibra que consumimos.

En fin, debemos comer muchas verduras y frutas, versiones integrales de pan, pasta, cereales y arroz, nueces y semillas, además de legumbres (frijoles, garbanzos, lentejas).

La fibra ayuda al tránsito intestinal

La fibra ayuda a que los alimentos y los productos de desecho se muevan a través de nuestro sistema digestivo.

  • En su forma soluble actúa como una esponja, absorbiendo líquido, esto hace que el contenido del intestino sea más suave y más fácil de mover.
  • En su forma insoluble ayuda a acumular desechos y empujarlos a través del sistema, como un cepillo interno.

Estas dos acciones, junto con suficientes líquidos en nuestra dieta, evitan que nos estriñamos y nos sintamos hinchados e incómodos.

La fibra alimenta a las “bacterias buenas”

Algunos tipos de fibra, como los oligosacáridos, ayudan a nuestra población de bacterias intestinales estimulando su crecimiento, lo que afecta positivamente varios  aspectos de nuestra salud.

Tener una población saludable de bacterias intestinales ayuda a fortalecer nuestra inmunidad, disminuyendo el riesgo de desarrollar enfermedades.

La fibra es saciante

Debido a que los alimentos ricos en fibra tienen un IG bajo, se absorben más lentamente, eso significa que nos sentimos más llenos y satisfechos por más tiempo.

Pensemos en la diferencia entre comer un plato grande de ensalada crujiente y una hamburguesa de comida rápida; el primero toma bastante tiempo para comer mientras nos llena, mientras el segundo se puede comer en unos pocos bocados y es probable que nos deje con apetito poco tiempo después.

Fibra

La fibra ayuda a adelgazar

Esa sensación de saciedad, es una de las razones por las que un alto consumo de fibra puede ayudarnos a perder y controlar el peso. Al hacer más lenta la digestión de los alimentos, ralentizando el vaciado gástrico, nos lleva más tiempo volver a sentir apetito.

Se fermenta en el intestino durante la digestión, produciendo ácidos grasos de cadena corta, que los investigadores creen que pueden retrasar la respuesta al apetito.

Esto implica que puede prevenir el aumento de peso y de grasa corporal, además estudios recientes se han centrado en las bacterias intestinales y los vínculos entre ellas y la reducción de peso.

La fibra reduce el colesterol “dañino”

Existe evidencia que demuestra que la fibra soluble que se encuentra en los frijoles, la avena, la linaza y el salvado de avena puede ayudar a reducir los niveles de colesterol, en particular al reducir los niveles de LDL o colesterol «dañino».

Los niveles saludables de colesterol son una parte importante de la buena salud del corazón, lo que nos permite tener una mejor calidad de vida, entrenar mejor y reducir las posibilidades de enfermedades coronarias.

Previniendo enfermedades

Para concluir, podemos ir previniendo otras enfermedades, debido a que los alimentos ricos en fibra, poseen un índice glucémico (IG) más bajo, retardando la liberación de glucosa en la sangre, lo que ayuda a prevenir y controlar la diabetes.

También existe evidencia que sugiere que las dietas ricas en fibra, también ayudan a reducir el riesgo de desarrollar cáncer de intestinos o afecciones del colon.

¿ Consumes muchas ensaladas en tu dieta ?