• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de

Calmando la ansiedad en cambio de estación

Ansiedad

Descubrir los alimentos clave para mantenerte saludable y sentirse plenos, alejados de la ansiedad y el nerviosismo 🍍es sentirse NAT🍍.

Llego el otoño y mucha gente, inclusive tú, puede estar teniendo ansiedad, por el cambio de clima, por el cambio de hábitos, bueno… son algunas o muchas causales, pero, ¿sabes cuáles son los mejores alimentos para calmar la ansiedad?…

Lo que a menudo se considera una dieta “saludable” puede no ser una dieta ideal cuando se trata de la ansiedad durante las estaciones más frías del año.

Las personas ansiosas a menudo se sienten sin conexión a tierra, tienen frío, tienen mala digestión y poco apetito, por lo que los alimentos ligeros, fríos y hasta saludables como ensaladas frías, verduras crudas o dietas bajas en carbohidratos pueden tender a agravar sus síntomas.

Los peores alimentos para la ansiedad

Los principales culpables son los alimentos que perturban tu sistema nervioso y, por lo tanto, hacen  que te sientas más agitado y, por lo tanto, más ansioso.

Independiente que estés tomando ciertos suplementos para mantener a raya tu sistema nervioso, deberías tener cuidado con estos alimentos:

  • Los chiles picantes,
  • El café y el alcohol.
  • Bebidas energéticas, incluidas el chocolate.
  • Alimentos y bebidas azucarados.
  • Alimentos altamente procesados.

En el caso del alcohol y el azúcar, es posible que experimentes una disminución inicial de la ansiedad o que te sientas un poco “dopado” por un tiempo, pero será seguido por una inmersión, dejándote peor que antes.

Mientras te recuperas, sería mejor que eliminaras por completo estos alimentos y bebidas problemáticos, aunque a veces, también tienes que alimentar tu “yo interior”, ese que te pide salirte de tu dieta o cambiar tus hábitos.

Si estás desesperado por un chocolate o un café, por ejemplo, trata de limitar la  cantidad y tómalo temprano en el día si puedes, cuando tu cuerpo esté en mejores condiciones para lidiar con sus efectos.

Calmar la ansiedad con moderación

Las personas ansiosas tienden a sentirse inestables y sin conexión a tierra, experimentan sequedad en la boca y la piel, además sienten más frío que los demás.

En este contexto y si eres de esas personas con ansiedad permanente, deseas que tu comida contrarreste esas cualidades, aunque las cosas no siempre deben ser así..

Los siguientes alimentos son aquellos que tienen estas cualidades ligeras, secas, frías, amargas, astringentes o picantes y, por lo tanto, es mejor consumirlas con moderación:

  • Granos: grandes cantidades de cebada, maíz, mijo, trigo sarraceno, avena seca (estos son los cereales más ligeros).
  • Frutos secos o Frutas secas, que pueden ser procesados o no.
  • Vegetales: guisantes, la mayoría de las legumbres, semillas o frijoles germinados.
  • Especias: Rábano picante, guindilla, cúrcuma, mostaza (todos estimulantes).
  • Frijoles: Todos los frijoles excepto los que permiten una digestión suave.
  • Bebidas: las carbonatadas, heladas, espesas, así como las que hablamos que contienen alcohol, cafeína o té negro.
  • Alimentos de origen animal: cerdo, ternera, cordero.

Al pensar en la moderación, deberías tener en cuenta tu propia experiencia y nivel de ansiedad, pero ¿te has preguntado?;

  • ¿Comer alimentos con chile picante afecta tu sueño?
  • ¿La mayoría de los frijoles te dan gases?
  • ¿Te sientes más tranquilo después de comer una ensalada grande o después de comer un plato de sopa caliente?

Sin embargo, recuerda, la idea no es eliminar por completo todos estos alimentos,  sino equilibrar su consumo.

Aún tendrás que incluir un poco de ellos en tu dieta, pero ten en cuenta que, con el tiempo, tienden a tener un efecto perturbador en el sistema nervioso, por lo que debes ir cambiando de hábito para lograr una mejor calidad de vida.

Los mejores alimentos para la ansiedad

Debes tener pautas muy claras, no solo sobre qué alimentos ayudarán a estabilizar tu sistema nervioso, sino también sobre cómo maximizar ese efecto sobre tu ansiedad.

Es importante tener en cuenta que este no es un momento para pensar en iniciar regímenes alimentarios estrictos o en adelgazar como modelo, es un momento para nutrirte y ser amable contigo mismo.

Es mejor elegir alimentos calientes, un poco pesados, ligeramente grasos y bien cocidos en tu dieta si deseas eliminar la ansiedad.

Este tipo de opciones ayudan a calmar los nervios: sopas, guisos, pan recién horneado, leche tibia, cereales calientes, pues entonces, hay una buena razón por la que estos se consideran “alimentos reconfortantes”.

Un buen desayuno nutritivo ayuda a mantener el sistema nervioso tranquilo durante el día: los cereales calientes, como las gachas de avena, son excelentes, pero cualquier cosa tibia, lechosa y naturalmente dulce es buena.

  • Lácteos: todos los productos lácteos
  • Edulcorantes: miel o stevia para endulzar.
  • Aceites: especialmente sésamo o aceite de oliva.
  • Granos: arroz, trigo, centeno, avena (cocida, no seca)
  • Frijoles:  tofu, garbanzos, frijoles adzuki, lentejas urad
  • Alimentos de origen animal: pollo, pavo, mariscos porque son más fáciles de digerir que las carnes rojas o grasas.
  • Frutas frescas o en compotas: uvas, cerezas, melocotones, melones, aguacates, cocos, plátanos, naranjas, piñas, ciruelas, bayas, mangos, papayas, albaricoques, dátiles, higos o calabazas.
  • Verduras cocidas: remolachas, zanahorias, espárragos, calabacines, berenjenas tiernas, alcachofas, tomates, judías verdes, cebollas, nabos o espinacas en pequeñas cantidades.

Entre las especias naturales puedes añadir: albahaca, pimienta negra, alcaravea, cardamomo, canela, clavo, comino o jengibre. Entre las especias a calentar puedes añadir: el anís, laurel, cilantro, hinojo, raíz de regaliz, nuez moscada, orégano, salvia, estragón o tomillo.

Por último, selecciona bebidas hecha con agua a temperatura ambiente, zumos de frutas y verduras, leche tibia, infusiones de hierbas.

Recomendaciones finales

Si no estás comiendo bien o tienes poco apetito, es especialmente importante asegurarte de obtener tus vitaminas y minerales de un suplemento. Por ejemplo, obtener suficiente complejo de vitamina B en particular puede marcar una gran diferencia en tus niveles de ansiedad.

Por cierto, es importante recordar que cambiar tu dieta ayudará, pero no cambiará las cosas de la noche a la mañana.

En caso de que tu dieta consista principalmente en alimentos muy condimentados con chiles picantes, café y refrescos de cola, ¡y masas de azúcar!,  cambiar a una dieta más estable podría tener un efecto bastante dramático en la reducción de tus niveles de ansiedad y ciertamente mejoraría tu sueño.

Recuerda, comer alimentos que te calmen y que no estimulen, es la forma adecuada de mantener a raya a esta afección que te impide ser feliz.

¿Te sientes saludable al inicio del otoño?